Villa Madero: Sergio Massa, Rudolph Giuliani y su método de “tolerancia cero”

4 de agosto de 2017

Por la redacción de Madero Informa

Tal cual lo ha hecho con otros líderes de la derecha latinoamericana como la candidata presidencia de Perú Keiko Fujimori, el ex Alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani se ha acercado a Sergio Massa y no tuvo mejor idea que comenzar con nuestro barrio que en los últimos meses está atravesando una ola de inseguridad fruto de la caída económica general del país.

Rudolph Giuliani tiene el gran cartel de haber pacificado Nueva York, pero sus carísimas recetas en las ciudades de Latinoamérica donde se ha buscado replicar el modelo, como Republicana Dominicana, México, Sudáfrica, Honduras y otras, solo han resultado en restricciones a las libertades de los más pobres, en beneficio de las clases más pudientes, pero la delincuencia continúa igual.

La receta del ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani –con su empresa Giuliani Partners LLC– es calificada a nivel internacional como la aplicación del garrote policial contra los que se ganan la vida o viven en la calle.

Según Giuliani, la lucha contra la criminalidad comienza, se dice, “reprimiendo a los limpiaparabrisas, pintores ambulantes, artistas callejeros, ambulantes, mendigos, prostitutas, ebrios”, pues ellos son vistos como el primer eslabón de la delincuencia común.

Giuliani ha sabido asesorar también en países como Republicana Dominicana, México, Sudáfrica, Honduras. En este último supo sacar a los soldados a las calles y abolir la inviolabilidad del domicilio para que la policía pueda revisar y detener a los “sospechosos” en cualquier momento y lugar.

En México, donde cobró 4 millones 300 mil dólares, la empresa de Giuliani hizo 146 recomendaciones que implicaban desde “acciones simples como respetar las señales de tráfico hasta transformaciones de la ley que estipularan severas penas por venta de drogas en zonas escolares, eliminar la prostitución en las calles, unidades anti-ruido y anti-graffiti y por disminuir la economía informal de hombres que limpian parabrisas, niños callejeros que hacen trucos de magia por unos pesos y ‘franeleros”, escribió Diane Davis en el informe El Factor Giuliani, para Redalyc.



Sin ignorar la ola de inseguridad que vivimos, habría que pensar si debemos restringir nuestros derechos ciudadanos para combatirla o, sino sería mejor, apostar de una buena vez por todas a la educación y a una economía sustentable en el tiempo que equipare las posibilidades de desarrollo de todos los ciudadanos.

Por lo visto, Sergio Massa busca lo primero.